Todo es f el ic i dá.

Todo         es     f el  ic i  dá.
Bienvenido a TODO ES "FELICIDÁ", blog oficial del artista plástico, escritor y poeta Jack Babiloni.

"Dans chaque enfant il y a un artiste" ("There's an artist inside every child" / "Dentro de cada niño hay un artista"), nueva intervención parietal de Jack Babiloni


 "Dans chaque enfant il y a un artiste" ("There's an artist inside every child"), new in situ commissioned mural painted by Jack Babiloni, this time on the main kitchen wall of a French family flat.


"Dans chaque enfant il y a un artiste", by Jack Babiloni.
Oil painting on in situ wall.
2017.
8 square meters.

For commissioning a mural painting by Jack Babiloni in whichever worldwide country
(from 4 to 10000 square meters):

 
 
 
 
Para encargar un mural a Jack Babiloni en cualquier país del mundo
(de 4 a 10000 metros cuadrados):
jackbabiloni@jackbabiloni.es

Jack Babiloni gana el XLI Certamen Literario Internacional "Ciudad de Martos" (Jaén, ESPAÑA), con su obra "Cráneos de bellísimos gatitos noctívagos"

El jurado de premiación del XLI Certamen Literario Internacional Ciudad de Martos (compuesto por Yolanda Barranco Torres, Manuel Cañete Jurado, David García-Asenjo Llana, Manuel Luna Pérez, Carmen Martínez Piedra, Elena Molina Conde, Manuela Rosa Jaenes, Jesús Villar Ruiz y Concha Villarrubia del Valle -y secretariado por Antonio Caño Dortez y Diego Villar Castro-), reunido el 12 de julio de 2017 en la Casa Municipal de Cultura "Francisco Delicado" en Martos (Jaén -ESPAÑA-), y entre las 550 obras presentadas a concurso procedentes de Europa, Asia y America, acordó conceder el XLI CERTAMEN LITERARIO INTERNACIONAL CIUDAD DE MARTOS a la obra Cráneos de bellísimos gatitos noctívagos, del poeta, escritor y artista plástico madrileño Jack Babiloni

 {Jack Babiloni en Vietnam (2017) - (esta foto puede ser utilizada sin permiso con propósito informativo (free copyright)}
 {Jack Babiloni in Vietnam (2017) - (this photo can be used without asking permission for information purposes (free copyright)}


A continuación se transcribe, íntegra, el acta del jurado:

ACTA DEL XLI CERTAMEN LITERARIO CIUDAD DE MARTOS

"En la ciudad de Martos, en la Casa Municipal de Cultura Francisco Delicado, siendo las veinte horas y quince minutos del día doce de julio de dos mil diecisiete, se reúne el jurado compuesto por los siguientes miembros:

Yolanda Barranco Torres
Manuel Cañete Jurado
David García-Asenjo Llana
Manuel Luna Pérez
Carmen Martínez Piedra
Elena Molina Conde
Manuela Rosa Jaenes
Jesús Villar Ruiz
Concha Villarrubia del Valle

Secretarios:
Antonio Caño Dortez
Diego Villar Castro

El mencionado jurado habrá de fallar el XLI Certamen Literario "Ciudad de Martos", de ámbito internacional. A este certamen se han presentado 550 trabajos. Los cuentos participantes proceden de España y de distintos países de Europa, Asia y América. De los relatos presentados, uno queda retirado a petición de su autor, al haber sido publicado con posterioridad a su presentación al certamen.

Tras una primera votación resultan seleccionados:

El complot
Delfín en cautividad
El Pelícano
El plan
Ellos nunca entienden
Escena cotidiana. Prolongación del dolor
Fantasía oscura
Faustino
El paso
La plaza
La verdad
Maruja y las cosas del comer
Mayonesa y chocolate
El pabellón de los animales domésticos
Santa Marguerita
Tardes de cocina
¿Usted me entra?
Vecinos
Yo maté a Xiul Lasopat
Domingo
Rojo sobre encaje negro
La suerte de los infelices
Cráneos de bellísimos gatitos noctívagos
Manolo El Garboso o la increíble historia de un ensueño en torería

Sobre esta selección, el jurado elige los siguientes relatos:

El paso
Mayonesa y chocolate
El pabellón de los animales domésticos
Santa Marguerita
Cráneos de bellísimos gatitos noctívagos
Manolo El Garboso o la increíble historia de un ensueño en torería

De nuevo el jurado pone en común sus deliberaciones sobre estos trabajos, con una mayor profundidad, exponiendo una gran variedad de argumentos, pues la decisión está muy dividida y requiere un estudio más detallado de los relatos para llegar a un consenso adecuado y decidir un ganador. Llegado este punto, el jurado selecciona como finalistas:

Mayonesa y chocolate
Santa Marguerita
Cráneos de bellísimos gatitos noctívagos

A continuación, el jurado lleva a cabo una votación sobre los tres cuentos finalistas. Resultando ganador, por mayoría, el relato nº 509, titulado Cráneos de bellísimos gatitos noctívagos. Una vez abierta la plica, resulta ser obra de Jack Babiloni, de Madrid. El premio está dotado con 3.000 € y diploma.

No habiendo más asuntos que tratar, se da por concluida la sesión, cuando son las veintiuna horas y cinco minutos del día arriba indicado, de todo lo cual, como secretarios, damos fe".

Jack Babiloni recibe en Segorbe el XXXI Premio Internacional de Cuentos MAX AUB, concedido a su obra "El oprobio de sentarse sobre una silla Wassily"

 

El 10 de junio de 2017 -en el Martín el Humano Hotel Spa**** de Segorbe (Castellón, España)- tuvo lugar el acto de entrega del XXXI Premio Internacional de Cuentos Max Aub (6000 euros y publicación), concedido al poeta, escritor y artista plástico Jack Babiloni por su obra El oprobio de sentarse sobre una silla Wassily. Jack Babiloni recibió el XXXI Premio Internacional de Cuentos Max Aub de manos de Dª Mª Teresa Álvarez Aub (presidenta de la Fundación Max Aub y nieta de Max Aub), de Dª Elena Berry (nieta de Max Aub) y del diputado D. Antonio Cases.

  
En entrevistas concedidas a los numerosos medios de comunicación acreditados Jack Babiloni declaró literalmente que su relato es "una reflexión acerca de la venganza en clave de mística apócrifa, en tanto que plantea la importancia jerárquica de la expiación justiciera del dolor por encima de la soberbia implícita en todo perdón. Sin embargo esta estructura comunicativa troncal no resulta cardinal en mi cuento, sino solo la excusa para lo verdaderamente substancial del relato: practicar una radiografía de la estúpida necedad de los usos y costumbres de las actuales sociedades occidentales".

El jurado de premiación (compuesto por los escritores Lorenzo Silva, Marta Sanz y Alejandro M. Gallo) falló unánimemente el pasado 27 de abril de 2017 a favor de la obra de Jack Babiloni entre un total de 494 recibidas desde los cinco continentes. Previamente a esta proclamación, y como es procedimiento habitual en este certamen desde hace más de tres décadas, 133 jurados de preselección cribaron en sucesivas rondas los casi cinco centenares de cuentos concurrentes hasta elevar al jurado de premiación alrededor de cuatro decenas de obras, entre las que el jurado de premiación eligió por unanimidad la obra de Babiloni como merecedora del Premio Internacional de Cuentos Max Aub en esta su XXXI edición.

 
Jack Babiloni leyó durante alrededor de 20 minutos su discurso de aceptación ante un auditorio de unos doscientos asistentes. En él glosó la figura de Max Aub como insustituible intelectual proteico: "(...) Hoy evocamos a un artista, Max Aub, cuya paradójica peripecia vital discurrió por el mundo (sabemos hoy que impelido por las circunstancias que recién apunté) a la manera de todos aquellos que comprenden que cualquier nacionalismo es siempre una imperdonable degradación del concepto de ciudadanía del universo. Max Aub lo entendió perfectamente y su singladura vital (y, por supuesto, literaria) está cuajada de la inmensa necesidad de resubrayarlo en cada palabra y en cada exilio que hoy, y en presencia de su familia, humildemente me permito agradecerle (...)" Y prosiguió más adelante: "(...) Hoy les expreso mi más oceánico agradecimiento por permitirme el lujo, el honor y el privilegio de que mi nombre quede de aquí en adelante eternamente unido a la afortunada gavilla de galardonados con el que la crítica literaria internacional valora como el más prestigioso premio mundial de cuentos en español, esa cuadrilla de afortunados amanuenses cobijados por la bendita y muy calentadora envergadura de las axilas de las alas de Max Aub, mientras no con balas sino con letras, no con gas pimienta sino con óleo, no con obuses sino con semicorcheas, España vuelve a ser país (ya lo fue en inconstantes momentos de su historia) en el que lo verdaderamente patriótico sea esconder banderas capciosas, acallar himnos manipuladores y, si debemos seguir siendo esclavos de algo, solo lo seamos de la más incontestable búsqueda de la belleza espiritual y sus benditas concomitancias asociadas (...)"

Entre el auditorio se encontraba Dª Mª Teresa Álvarez Aub (presidenta de la Fundación Max Aub y nieta del escritor), D. Rafael Magdalena Benedicto (alcalde de Segorbe y vicepresidente de la Fundación Max Aub), don Francisco Tortajada (director de la Fundación Max Aub) y Dª Elena Berry (nieta del escritor), amén de numerosas autoridades políticas nacionales y locales y patronos de la Fundación Max Aub.
 

 
 
 

A continuación tuvo lugar en el mismo hotel una cena de gala a la que asistieron cerca de 150 comensales. Tras ella Jack Babiloni procedió con muchísimo gusto durante unas dos horas a una firma de ejemplares de su obra (soberbiamente editada -como es habitual- por la Fundación Max Aub, que -a sugerencia del propio autor- accedió amablemente a que Jack Babiloni creara una ilustración de portada y un marcapáginas exclusivamente ad hoc para la ocasión).

Jack Babiloni desea expresar su agradecimiento a la Fundación Max Aub y a la ciudad de Segorbe por la impecable y muy conmovedora hospitalidad recibida.
 

 {Copyright fotos: José Plasencia Civera, Francisco Tortajada y Fundación Max Aub}


 
 
 
 
 
 
 

Jack Babiloni gana el XXXI Premio Literario Internacional MAX AUB (Segorbe -Castellón-, ESPAÑA), con su obra "El oprobio de sentarse sobre una silla Wassily"

El jurado de premiación del XXXI Premio Internacional de Cuentos Max Aub (compuesto por los escritores Lorenzo Silva -presidente-, Marta Sanz -secretaria- y Alejandro M. Gallo -vocal-) reunido el 27 de abril de 2017 en la sede de la Fundación Max Aub -Segorbe, Castellón- (ESPAÑA), y entre las 503 obras presentadas a concurso desde los cinco continentes, acordó conceder por unanimidad el XXXI PREMIO INTERNACIONAL DE CUENTOS MAX AUB a la obra El oprobio de sentarse sobre una silla Wassily, del poeta, escritor y artista plástico madrileño Jack Babiloni.

El trabajo ganador, según explicó el presidente del jurado y escritor Lorenzo Silva, es un relato "con mucha intensidad y mucha fuerza que te agarra y no te suelta". La obra premiada "lleva un trabajo con el lenguaje y con los personajes y con la propia estructura de la historia que realmente destaca por su fuerza", según Silva. La decisión del jurado ha sido “unánime y fácil de alcanzar”, dado que el cuento “se diferenciaba considerablemente del resto”, según indicó Lorenzo Silva.

A esta edición del Premio Max Aub se presentaron 503 obras procedentes de un total de 24 países, 7 de ellos europeos y 15 de americanos; otra llegó desde Israel y una más desde Japón. El Jurado de Preselección, formado por 120 personas, valoró los cuentos durante cuatro meses, dejando tan solo 32 obras para la fase final, que pasaron a la valoración del jurado de premiación (Lorenzo Silva, Marta Sanz y Alejandro M. Gallo), encargado de conceder el premio definitivo.

El premio, dotado con 6000 euros en metálico y la edición de la obra por parte de la Fundación Max Aub, será entregado en una velada literaria que se celebrará el 10 de junio de 2017 en Segorbe, y a la que asistirá el autor galardonado.

Jack Babiloni gana el XV Concurso Literario Internacional FILANDO CUENTOS DE MUJER (Langreo -Asturias-, ESPAÑA), con su obra "Ónices de peluche esquivando félidos aparentemente aletargados"

De izda. a dcha.:
Almudena Cueto (directora del instituto asturiano de la mujer), Jack Babiloni y Asunción Naves (presidenta del colectivo sociocultural Les Filanderes).

Los dos jurados (preselección y premiación) del XV Concurso Internacional de Relatos Cortos Filando cuentos de mujer, reunido en noviembre de 2016 en Langreo -Asturias- (ESPAÑA), tras las oportunas deliberaciones y votaciones previas, y entre los casi dos centenares de obras presentadas a concurso desde los cinco continentes, acordaron conceder el PRIMER PREMIO de esta edición a la obra Ónices de peluche esquivando félidos aparentemente aletargados, de Jack Babiloni. El jurado valoró positivamente la continuidad del certamen en el que cada año se dan cita reputados autores del panorama literario internacional.

Jack Babiloni recibe el premio de manos de Jesús Sánchez (alcalde de Langreo).
 
De izda. a dcha.:
Jesús Sánchez (alcalde de Langreo), C. Martí, Almudena Cueto (directora del instituto asturiano de la mujer), Jack Babiloni y Asunción Naves (presidenta del colectivo sociocultural Les Filanderes).

Jack Babiloni agradeció el premio haciendo lectura de un discurso que glosaba la inmensa relevancia internacional del colectivo sociocultural de mujeres Les filanderes, ampliamente reconocido y respetado en todo el mundo desde hace casi dos décadas.

Hasta la fecha (noviembre de 2016) a Jack Babiloni le han sido otorgados 46 premios, distinciones y galardones en Europa, Asia y América (ora por su obra plástica, ora por su obra literaria, ora por ambas).

 De izda. a dcha.:
Almudena Cueto (directora del instituto asturiano de la mujer), Jack Babiloni y Asunción Naves (presidenta del colectivo sociocultural Les Filanderes).


 Jack Babiloni en el momento de pronunciar el discurso de agradecimiento del premio.
De izda. a dcha.:
Jesús Sánchez (alcalde de Langreo), C. Martí, Almudena Cueto (directora del instituto asturiano de la mujer; Jack Babiloni y Asunción Naves (presidenta del colectivo sociocultural Les Filanderes).

A continuación, puede consultarse el acta oficial de concesión del premio a Jack Babiloni.

Jack Babiloni gana el Segundo Premio del IV Certamen Internacional de Microrrelatos "San Silvestre Salmantina"

El jurado del IV Concurso Internacional de Microrrelatos San Silvestre Salmantina, reunido el día 10 de noviembre de 2016 en Salamanca (España), tras las oportunas deliberaciones y votaciones previas, acordó conceder el segundo premio de esta edición a la obra Olvidé comprar calabacines, de Jack Babiloni, entre 170 relatos presentados. El jurado valoró positivamente la continuidad del certamen en el que cada año se dan cita destacados microrrelatistas del panorama literario.

(Acta del jurado, aquí).

Hasta la fecha (noviembre de 2016) a Jack Babiloni le han sido otorgados 45 premios, distinciones y galardones en Europa, Asia y América (ora por su obra plástica, ora por su obra literaria, ora por ambas).

Este es el relato premiado:

Olvidé comprar calabacines
Primera zancada. Pienso en la condena de recordar hasta lo ínfimo. Kilómetro uno. Olvidé comprar calabacines. Kilómetro dos. Bob Dylan no contesta. Kilómetro tres. Medio corazón del país anda encogido por que Chenoa y Bisbal canten juntos, quince años después. Kilómetro cuatro. Todos los humanos atacados por tiburones coinciden siempre en afirmar que el mordisco nunca es doloroso. Kilómetro cinco. Bebe, bebe; atento a los electrolitos. Kilómetro seis. El canto del pato no tiene eco. Kilómetro siete. ¿Cuánto me quedará de pensión? Kilómetro ocho. Me digo: Vigila la diaforesis. Kilómetro nueve. Messi se tiñó de rubio platino. Cruzo la meta. Recojo la presea. Sonrío a los fotógrafos. Bajo del pódium. Sigo corriendo hasta el geriátrico. Mamá me espera sentada bajo aquel precioso plátano de sombra. “Bonita medalla, joven. ¿Me dejará desenvolverla? ¿Compartimos a medias su chocolatina?” Vuelvo al kilómetro cero. Pienso en la condena de no recordar.

"ARTE TERAPÉUTICO Y EXPRESIÓN NO CANÓNICA", conferencia dictada por Jack Babiloni en el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid



Auténticos placer y honor para servidor haber impartido mi conferencia "Arte terapéutico y expresión no canónica" en el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid.


Muy agradecido al Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina -y, más en concreto, a su División de Formación-, por su amable invitación.


Exordio de Jack Babiloni a propósito de la perentoria abolición del tauricidio



"Vivimos en una sociedad -panuniversal- dolorosamente antropocéntrica. Ello se recalca y resubraya cada vez que un torero muere mientras practica la tortura extrema con pretensión tauricida. Habría que aprovechar esta ocasión -primer torero que muere en un campo de exterminio de hervíboros en lo que va de siglo- para reactualizar el debate acerca de la aberrante involución que supone seguir manteniendo una tradición sanguinaria basada en la altamente improbable muerte de humanos y el aplastantemente mayoritario holocausto de no humanos. Se da la circunstancia, además, de que los bóvidos -por su evidente etología rumiante- carecen de pretensión asesina; no así los toreros, cuya "vocación" (sic) reside en la entronización del salvajismo y la barbarie como herramientas de exterminio (inconcebiblemente) legalizado. Más allá de estériles retruécanos antropológicos, trampas mitológicas y justificatorias sandeces simbólicas y culturalistas, el #tauricidio es -sencillamente- un constructo inmoral con zafias pretensiones de lectura heroica. Me permito recordar, por enésima vez, que este desalmado hábito humano no es -en modo alguno- una manifestación cultural, sino civilizatoria -al tiempo que incivilizada-, por razón obvia: el rasgo troncal de cualquier manifestación cultural reside en la elevación espiritual por medio de la excelencia ética, extremo axiomático -por inopinable-. Resulta vacuamente memo pretender parangonar la sublimidad de un fresco de Giotto, de una escultura de Miguel Ángel, de un lienzo de Picasso, de una sinfonía de Mahler o de un libro de filosofía estoica con la mezquina exaltación incompasiva que supone este indefendible hábito matarife. Es por esto por lo que cada vez que un tauricida muere presa de su errática propensión asesina, siempre es un buen momento para avivar la imperiosa obligación de abolir el tauricidio para siempre, ya que -por inversión argumental- el constante holocausto de rumiantes inofensivos por parte de profesionales de la muerte no parece cundir -de igual manera- sobre las potencialmente empáticas conciencias humanas que, en el caso de los filotauricidas son, bien se sabe, anestesiadamente irreceptoras de semejantes parámetros compasivos.

Cada vez que muere un #tauricida “en funciones” (sic), los mass media se cuajan de loas, églogas u odiseas -según los casos- tendentes a exigir respeto por una "actividad" (sic) profesada por humanos de analfabetizada propensión moral y casi unánime carácter iletrado, todas ellas inequívocas fallas formativas que pretenden ser sublimadas a través del enriquecimiento ilícito -pero aún bochornosamente legal- que supone anteponer la avaricia y el ansia económicas a la obligada prerreflexión exigible a todo humano que vive a costa de la explotación, la cosificación, la tortura y el holocausto de inofensivos seres sintientes.

El último tuit que dejó escrito el torero fallecido -4 de julio- ("con la mente puesta en #Teruel #FeriaDelAngel #Sábado #9J #SeguimosAvanzando #TVMadrid #TVCasillaLaMancha") demuestra su talante de absolutamente errónea ideación heroica, y trasluce claramente su total incompasión hacia sus incruentas víctimas herbívoras futuribles, y su terrible satisfacción -en forma de etiquetas- por el hecho de que este evento #tauricida fuera a ser retransmitido por Telemadrid -en su enésimo abuso de atribuciones contra toda norma deseable en cualquier televisión pública, por su obvia obligación educativa y pedagógica (la no defensa de espectáculos sanguinarios y éticamente indecentes).

Parece buen momento para recordar que lo que hoy todos los mass media recogen como desgracia no es sino el hecho colateral diferencial entre el salvajismo humano y la infinitesimal probabilidad de deceso de los toreros, lo que nuevamente confirma el arbitrario epíteto de "oficio de riesgo" a lo que no es más que una orquestadísima ritualización secular de la encerrona como hábito de exterminio de los humanos contra indefensos rumiantes acorralados.

Existe una inalienable obligación ética que consiste en el no cercenamiento de vida sintiente -humana o no-, basamento fundacional de cualquier filosofía, epistemología, ontología, etnología y antropología con vocación no involucionada.

Desde que comenzó el tercer milenio, el tauricidio ha sido el culpable en #España de alrededor de 72.000 asesinatos de hervíboros -a razón de unos 4.500 anuales, no sólo en cosos de exterminio sino también en "tradiciones populares" (sic)-, y –ayer- del fallecimiento de un matarife.

Hoy es buen momento para exigir la inmediata abolición del #tauricidio, una vejación secularmente ritualizada que aboga por el enquistamiento de la incompasión, la inempatía y la inmoralidad como fustes educativos, pedagógicos y culturalistas.

No.

La cultura y el arte son otra cosa.

Estos trabajan hacia la impecable eternidad ética.

El tauricidio es sólo holocausto regodeado.


Descansen en paz los 72.000 sagrados toros asesinados en España en lo que va de siglo, y descanse en paz también Víctor Barrio, este humano que murió ayer sosteniendo -por inconcebible que resulte (ver vergonzosa foto anexa)- que el asesinato de no humanos puede ser considerada vocación respetable en un mundo que camina, inexorablemente, hacia la impecabilidad ética.

Mis condolencias a las 72.001 familias afectadas
".

#GoVegan 
#StopTauricidio

Jack Babiloni,
domingo 10 de julio de 2016